Hoy nos sumergiremos en el fascinante mundo de los stands modulares, esas estructuras camaleónicas que están revolucionando el arte de presentar productos y servicios. Pero como todo en la vida, ¡tienen su lado brillante y su nubarrón!

A continuación, haremos un viaje por las desventajas e inconvenientes de los stands modulares:

Algunas de las Ventajas más evidentes:

Los stands modulares son como los Transformers del mundo de los eventos. Se adaptan a cualquier espacio, desde a una feria local hasta un evento internacional. Un todoterreno que puede evitar muchos problemas de logística,  con el fin de evitar dolores de cabeza innecesarios.

Otro punto positivo, es la rapidez en el montaje. En un abrir y cerrar de ojos el stand estará preparado para su exhibición, sin producir una sobrecarga de trabajo a los montadores.

Y, por último, pero no menos importante, el mayor beneficio que aportan los estos stands es que permiten ser reutilizados en otros eventos. También contribuye a la sostenibilidad, al disminuir la generación de residuos asociada a los diseños efímeros.

Los desafíos de los stands modulares son los siguientes:

En contra posición a los stands tradicionales, los modulares pueden acarrear gastos de almacenaje en caso de volver a reutilizarse. En este último supuesto, hay que echar cálculos sobre si realmente merece la pena volver a reusarlos.

Por último, si eres un perfeccionista del diseño y sueñas con un stand que refleje cada detalle de tu visión, los stands modulares pueden quedarse cortos. La versatilidad tiene sus límites, y a veces eso significa sacrificar algunos elementos personalizados.

Si necesitas ayuda, ¡Contáctanos!