Para empezar, hay que tener claro que tu marca y el logo ¡no es lo mismo! El logo que crees para tu empresa es una parte fundamental para la identidad de tu marca. Es el conjunto de símbolos, formas, colores y letras que asocian a una marca y que reflejan la identidad corporativa de la misma.

Siempre estará presente antes de la venta, durante, al uso del producto y probablemente al inicio del siguiente ciclo. Según el diseño que se realice, puede facilitar o dificultar este proceso, por lo que es fundamental que se cree un logo atractivo y profesional que se pueda identificar y recordar fácilmente.

A continuación, vamos a explicar una serie de características que debe tener tu logo:

  1. Simplicidad: hay que tener en cuenta que no se deben incluir todos los aspectos de tu empresa en el logo, de manera que no sobrecargue. Por lo que es necesario crear una combinación de colores que comunique dinamismo, que llame la atención, con una tipografía moderna, corporativa y confiable. Todo lo que entorpezca la comunicación o el mensaje crea ruido y si es algo muy concentrado, provoca rechazo en el.
  2. Representatividad: esta característica es fundamental, pero hay que tener cuidado, ya que puede considerarse lo contrario a lo que hemos explicado anteriormente. El logotipo de una marca debe ser la síntesis de su esencia y personalidad. Es decir, debe ser fiel a la personalidad y a la identidad que la marca quiere representar. Un ejemplo muy fácil puede ser Starbucks con su sirena.
  3. Escalabilidad: un logo debe ser reproducible a diferentes escalas: desde el tamaño más pequeño para una tarjeta, a hacer un poster o una valla a tamaños enormes de forma que no pierda legibilidad.
  4. Pregnancia: es otra de las características más importantes ya que la finalidad es captar la atención del usuario y ser recordada. Es muy complicado crear un logo que sea simple y a la vez que destaque frente a la competencia de forma que destaque en la memoria de los consumidores, pero para ello está el ingenio, la chispa y el humor que se encargarán de darle ese guiño que necesita la audiencia de la marca.
  5. Originalidad: es realmente difícil crear algo que ya no esté inventado, por lo que hay que destacar dentro de lo que ya existe.
  6. Durabilidad: es imprescindible que el logo sea duradero, ya que el estar cambiando el diseño del logo cada x años, va a traer problemas a la larga como el poder confundir a la audiencia. Los trends en diseño siempre se deben tener en cuenta y utilizarlos en tu propio beneficio, pero siempre y cuando no sobrepase los límites.
  7. Relevancia: es vital saber a qué tipo de público te diriges. Es importante conocer los códigos y las convenciones de tu sector, ya que no tendría sentido diseñar un logo para una pastelería que fuera como el de una banda de rock.